Centenares de preguntas...

...sin evidente respuesta

El vacío que ocupa espacio

Hoy hice un increíble descubrimiento.

El vacío sí ocupa espacio. 

¿Cómo lo sé? 

La verdad, prefiero guardármelo. 

¿Cómo es que todo puede parecer tan difuso y tan lejano sosteniéndolo en tu estómago? Sólo quería arroparme y quedarme ahí. Por un buen rato. Sin importar nada, nada más. 

Let it be…

…me repito una y otra vez esa frase. 

El pasado perdona, pero no olvida. El presente lo sabe, pero no lo dice. Y el futuro… el futuro no tiene nada en común contigo

A veces no nos damos cuenta de que el verdadero valor de recibir es dar. Pero suele pasar que si no recibes nada, cómo cuesta dar. 

Sin embargo, no me costó nada. Fue simple. Fue automático, Fue real

Escribo esto porque no existo. Porque no me lees. Porque sólo fuiste un buen momento. Inexistente. Eso fue…

Fue tan real que no existió. Se sintió tan disuelto que se cayó (calló). Se sintió tan irreal… que me dolió. 

Tan real que no existió. Que no existes. Que no existo. Pero por alguna razón, siento que existimos. 

¿Qu..? ¿Cóm…? ¿Por qu..? No tengo preguntas. Evidentemente tampoco respuestas. No tengo nada. Tengo todo aquí y siento que estoy vacía. 

No hay medida en el tiempo. No hay medida en el apego que puedo estar sintiendo. No hay medida en la forma en la que… 

En fin. Simplemente no hay fin. No hay principio. No existes. No existo. Existimos. 

Acepté todo. De todo. Con todo. No sé qué pensaba… pero lo hice. 

Sabía que comenzaría así. Lo entiendo. Esto fue en serio grave. Fue tan sutil que es gravísimo.  

El secreto está en dejarlo ser, y no esperar que el ser deba dejarse para ser. No esperar a que el dejarlo ser pueda ser lo que dejamos. Pensar que todo aquello que somos, no lo dejaremos… nunca. 

El inicio del fin

¿Quiénes somos en realidad?

Me he dado a la tarea de improvisar en este pequeño espacio virtual, un espacio en donde las palabras sobran y los espacios dan el consuelo que el silencio hace en la vida real. 

Nadie me lee, así que este será mi pequeño secreto. 

¿Cómo es que somos? Me he puesto a pensar demasiado durante toda mi vida y durante 22 largos años no he llegado a ninguna conclusión. 

¿De verdad será que todos estamos destinados a cargar con traumas de la niñez? 

Por más absurdo que parezca, quizá algún pequeño, mínimo, absurdo comentario en nuestra niñez, arruinó por completo el futuro que teníamos pensado. Quizá sólo fue la falta de una palmada en la espalda lo que haya desencadenado la inseguridad, falta de piso, de suelo, de tierra que a veces sentimos… 

Pero, ¿se podrá culpar a alguien en realidad? 

Siempre nos victimizamos. Siempre. ¿Y por qué no pensar al revés? Qué tal si mañana, en vez de levantarnos pensando en el daño que el mundo nos ha causado, pensamos en el daño que sin querer hemos hecho al mundo? 

Tal vez suene muy perjudicial para nosotros mismos, pero qué tal si lo vemos por el lado benéfico de mejorar día con día. No por los otros. Los otros valen madre. Sólo por hoy, por nosotros. 

Y sin querer sonar como la vieja y trillada frase: “¡Ánimo””, ahora este texto parece sacado de un mal libro de superación personal. 

En fin… todos tenemos nuestros rollos en la cabeza. No podemos luchar con ellos. Al menos yo no. Al menos… no hoy. 

Pretérito imperfecto

Hay cosas que simplemente no se olvidan. 

Hay cosas que tenían que pasar. 

Nada es un accidente. 

Tantos “hubieras”, tantos pasados, tantos pretéritos imperfectos… 

Tantas, tantas y tantas cosas que ahora no son nada. Nunca fueron nada. Nunca debieron de haber sido nada. Nunca fueron nada. Nunca llegarían a ser algo. 

Estábamos destinados a no encontrarnos. A pasar caminando al lado del otro sin cruzar palabra. A caminar en el mismo rumbo mirando sólo hacia el camino. 

Estábamos destinados a ser sin el otro. A existir pensando en nosotros mismos. 

Tantas, tantas y tantas cosas sin decir, sin saber, sin creer que podrían pasar. Tanto, tanto y tanto sin dar. Tanto, tanto y tanto sin recibir. 

A veces siento que no existimos. Que sólo es un momento en el cual vivimos pero no existimos. A veces me gusta pensarlo. Otras tantas, me pregunto por qué no fue que existimos. 

Siempre creí que no era suficiente. Que tal vez nunca lo fue. Que quizá por eso te fuiste sin siquiera haber estado ahí. 

No está del todo mal…

Dime, dime lo que ves. 

Ay, pero mírame

Mírame bien y dime lo que ves. 

Te miré y no quise ver, 

te hablé y no quisiste responder. 

Has dejado todo atrás…

como si eso me pudiera ya sanar. 

Siento que me pierdo, siento que me alejo y no, no está del todo mal. 

"Oh, take me back to the start…"

Escucho. Pienso. Soy. Y luego… y luego sigo siendo. 

Un gran viaje. Corto. Simple. Pero un gran viaje de principio a fin

Decidí escribir “fin” como "fin", porque nada termina… ni siquiera una oración, ni siquiera una frase, ni siquiera un… 

Me pondré cursi, tal y como vengo usándolo unas cuantas noches atrás…

…  

Sé que es difícil de entender, y que realmente esto no ocurre normalmente, pero confía en mi… soy sólo yo

No sé hasta qué punto esto me rebasa, esto me supera o simplemente está regresando a mi adicción por las tardes nubladas. 

Y regreso… 

No sé por qué me es tan difícil expresar lo que quiero decir… así soy… creí que había algo más por lo cual estuviéramos ahí. 

Soy dramática. Por naturaleza. Lo juro. 

Siempre te dije que las personas con mente creativa y enfocadas al arte, o estaban locas o realmente sentían todo de diferente manera… y ahora lo creo por enésima vez. 

Puedo decir mil y un cosas, probablemente lo que me mantiene escribiéndolas es el hecho de que no lo leerás jamás… En fin, la verdad odiaba sentirme tan vulnerable. Lo odiaba con todas mis fuerzas… Y te preguntarás, ¿a caso ya no lo odias? Ahora más que nunca, pero por alguna razón, siento más vacío que odio. 

¿Qué hacer? ¿Qué decir? ¿Qué sentir? No sé si es que nos alejamos al mismo tiempo, o tan sólo fue el hecho de que nunca debimos de haber estado juntos. ¿Por qué? Ni yo sé. Lo que siempre lo hará especial, fue que yo no imaginaba sentirme como me siento en tan poco tiempo. 

Creo que sólo estoy aferrándome a algo que no existe y mi necesidad por llenarlo con algo más me trae hasta acá, o simplemente, eras el libro que quería leer… 

Cerraré este ciclo en unas horas y lo único que te diré es que… 

…sólo pienso en la carretera… porque hoy, lo juro, sólo hoy… no quiero pensar en otra cosa. 

Aspirina y ya quedé

image

Aspirina y ya quedé 23/05/13 http://bit.ly/AspirinaMG

Empezar a incluirme en lo que no lleva final, 
Recortarme en lo que trato de dejar, 
Todo todo lo hago mal.

Recordar que perdí lo que me puede ya sanar, 
No conocer a quien le saco la maldad, 
Creen que lo hago por fregar…

Y sé que la vida me la rompió
No me sirve el resistol, 
Si hago un mal me cobra dos.

Y sé lo demás ya lo pagué, 
Te pido me quites fe, 
Aspirina y ya quedé.

Pero, me quiero ir de aquí. 
Por eso, me quiero ir de aquí.

Mi cura está allá, 
A mil metros sobre el mar
Y yo me voy a nadar.

Porque sé que mi cura está allá, 
A mil metros sobre el mar, 
Y yo me voy a nadar.

Acelerar. Espacio. Vacío.

Es chistoso. 

La vida es chistosa. 

La vida es un paso. 

Un paso hacia otro camino que quiero descubrir. 

Escribo. 

¿Qué escribo?

Todos sienten la necesidad de… todos sienten. Quisiera decir basta después de un par de juegos. Personalidad, forma de caer, sonreír y de ver. Soy un espacio en el vacío. ¿O seré un vacío en el espacio? 

Las ganas. Un tema complicado. ¿De dónde vienen las ganas? ¿Es energía? ¿o será meramente un estado emocional que sientes o no sientes? 

Mejor me voy. Mejor me quito. Mejor acelero y siento el aire en mi cara. Mejor no freno y siento el espacio vacío entre la vida y la carretera. Mejor no vuelvo. 

Música. Letra. Espacio. Emociones. Mirar fijamente. Un momento. Un lugar. Un espacio. Una vida. 

Acelerar y anular el espacio vacío. Acelerar y tirar el espacio en el vacío. Acelerar y querer el espacio con vacío. Acelerar, sin espacio, sin vacío. 

Lo siento, o no lo siento…

Ante la ausencia de la luz perfecta, nos refugiamos en el lado opuesto de la sombra queriendo sentir el mismo calor.
No existe. No existe. No existe.
Dejarlo fluir no es la respuesta. Cortarlo de tajo suena como la solución perfecta, aunque volvería el frío vacío que he tratado de evitar.